domingo, 8 de enero de 2017

Dos países que llaman mi atención: Bután y Estonia

Hay dos países pequeños y poco conocidos para nosotros los peruanos que han llamado mi atención. El primero es Bután. Un pequeño país en Asia, entre India y China, ubicado en los Himalayas. El país llamó mi atención en el 2008 a raíz de las primeras elecciones parlamentarias, con lo cual Bután se convertía de una monarquía absoluta a una monarquía constitucional. El monarca actual estudió en Estados Unidos y en Oxford, lo cual explica este giro político impulsado por él. Fue a partir de esas elecciones que me enteré que Bután tiene como indicador principal de medición de su desarrollo la Felicidad Nacional Buta y no el Producto Bruto Interno.


La filosofía detrás del concepto de Felicidad Nacional Bruta es que el desarrollo humano no puede ser medido por una sola variables, la económica, sino está compuesta por aspectos sociales, culturales, de bienestar ente otros. Es un concepto para tener en cuenta para un desarrollo menos consumista y más centrado en las personas. No se trata de producir más o consumir más sino producir mejor. En términos peruanos, yo diría menos minería y más pequeña empresa.

Un dato interesante relacionado con Perú es que el grupo AJE (el de los Añaños) ha invertido en una planta en este país, llevando la marca BIG y Cifrut en un primer momento.

El segundo país es Estonia: Un pequeño país báltico europeo de casi 1,3 millones de habitantes.  He venido a reparar en él recién este año 2017, a partir de un video que compartió un amigo mío (Carlos Drago).


Lo que hace interesante a este país es la creación de la residencia virtual: cualquier ciudadano del mundo puede ser un residente virtual de Estonia (que no es lo mismo que ciudadano) y puede abrir una cuenta bancaria y crear un negocio en ese país, todo por Internet. Me resulta fascinante respecto a la evolución que se puede llegar a tener respecto al tema de gobierno electrónico, pudiendo superar las fronteras del país. Y una crítica a la ONGEI para Perú (creado en el 2003), que se ha pasado pajareando y los avances reales son nulos, y es que sin avances de base: ciudadanos virtuales (escucha RENIEC) y pasarela de pagos nacionales (¿Banco de la Nación?) no va a poder desarrollarse este tema.

Un dato interesante relacionado con Perú es que la cantidad de peruanos que ya han solicitado la residencia virtual estonia son 9 (nueve). Espero convertirme en este año en el número 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario